Skip to main content
Veronica Gonzalez-Smith's picture

Add your voice to the comments

For English, click here.

(Veronica Gonzalez-Smith está retratada en el extremo derecho con su hermana y su madre, quienes son también sus coautoras del libro Muy Bueno)

Mis hijos nunca han estado entusiasmados por comer el almuerzo de la cafetería escolar, y después de leer el menú de la cafetería yo tampoco estaba animada. Así que hace un par de años mi esposito y yo comenzamos a empacar los almuerzos para la escuela. Sin embargo, las loncheras regresaban a la casa con almuerzos comidos a medias y a veces los emparedados estaban intactos. Así que mi esposo y yo decidimos que era el momento de tener una larga conversación con nuestros hijos sobre la importancia de comer todo su almuerzo; usted conoce esa conversación, usted ha podido tenerla también. Ahora sé por qué los niños regresaban hambrientos después de la escuela, no estaban comiendo todo su almuerzo.

Después de escribir una lista de aceptables elementos en los almuerzos, hicimos que los niños añadieran cosas a la lista y lo que descubrimos fue verdaderamente sorprendente. Nuestros niños sí quieren comidas saludables, pero estábamos empacándolas mal o sirviéndoles las combinaciones equivocadas. Ellos aman pavo, pan, tomates, y lechuga, pero no necesariamente como un sándwich. Imagínese. Estábamos empacándolo todo para nosotros y no para ellos. Hicimos algunos cambios menores en el envoltorio, tamaños de las porciones, combinaciones de comidas y utilizamos comidas de tamaños de bocados infantiles en lugar de tamaños para adultos. Por ejemplo, en vez de añadir tomates a sus sándwiches, empacamos tomates cereza. En cuanto consideramos estos elementos, tuvimos un sin fin de ideas para los almuerzos escolares. Aún empacamos el sándwich ocasional, pero con menos frecuencia.

Aquí están las comidas que nuestros hijos disfrutan: frutas (¡hurra!), nueces (¡hurra-hurra!), y carnes en pequeños bocados, pretzels, galletas saladas, galletas dulces, pan, y algunos vegetales. Después de ver su lista de opciones de comidas, fuimos a comprar comidas que nos hicieran sentir bien a todos. Y los niños se divirtieron dándonos sus opiniones.

Tener a los niños aliados realmente ayudó. Como una maestra, he aprendido a tener a los niños involucrados y a hacerlo divertido. Ellos también perciben que respetamos sus ideas, gustos y lo que no son sus gustos, y estamos dispuestos a llegar a un punto medio con ellos, lo cual en nuestra opinión es una gran manera de ilustrar tolerancia, respeto, y resolución de conflictos. Tuvimos un problema, los niños no estaban comiendo su almuerzo y teníamos una gran necesidad de resolver este problema. ¿Puede darse cuenta de que he sido maestra de Ciencias? La resolución de problemas es una gran habilidad para la vida y éste fue un gran momento de enseñanza para todos nosotros.

Nuestros hijos tienen 9 y 13 años, niño y niña, con edades de primaria y educación media, y sus ideas de cómo debería verse un almuerzo apetitoso son algo diferentes. Disfrutamos aprender más sobre lo que ellos disfrutan comer y lo que a ellos realmente les gusta, así que nos tomamos el tiempo para valorar sus escogencias. Eso sí, algunas de sus opciones eran completamente inaceptables, como dulces con el almuerzo, pero fueron escuchadas. Empacar estos almuerzos nos ha hecho pensar fuera de lo convencional, y nuestros hijos tuvieron unas excelentes ideas. Permanecer quietos lo suficiente para escuchar sus suaves y reveladoras voces ha ayudado.

Nos gusta el movimiento ¡A movernos! de la Sra. Obama. Al tener sus dos niñas jóvenes, ella comprende la importancia de enseñar a los niños cómo comer de forma saludable y cómo crear buenos hábitos alimenticios que duren una vida. Al ver su página en internet descubrí otra gran página llamada Escoger mi plato. Es un sitio lleno de datos importantes sobre comer saludablemente y las opciones de comidas, recetas de la Casa Blanca, juegos interactivos, y más. Hemos disfrutado explorar esta página web en familia. Yo recomiendo altamente que usted haga lo mismo con sus hijos.

Tenemos dos metas de comidas este año: Probar comidas que no hemos probado antes y hacer que las frutas de la temporada sean parte de nuestro menú de postres. Mi hijo adora los mangos, y se encantó al informarme que es su fruta favorita de todos los tiempos. Yo amo los mangos, también, así que en cada oportunidad que tengo, pico unos pedazos y lo incorporo a su almuerzo.

Mientras exploramos el sitio de internet encontramos la sección de recetas de la Casa Blanca. Y acordamos que cada niño podría escoger una receta a la semana para probarla, y si el tiempo lo permitiría probaríamos más.

Regresando a los almuerzos para la escuela. Sí, continuamos evolucionando como una familia y encontrando ideas de almuerzos que funcionen para todos y nos hagan felices a todos, niños y padres por igual. Ahora, cuando vamos a comprar las comidas para los almuerzos escolares también buscamos comidas que vienen en bultos, como pretzels, galletas saladas, queso en tiras, y mayores cantidades de fruta, porque sabemos que vamos a re-empacarlos en recipientes más pequeños, lo cual nos ahorra dinero. También planeamos empacar las sobras, especialmente cosas como nuestra ensalada de apio o la ensalada de frijoles negros, y simples pinchos de frutas.

Los niños son extremadamente creativos en cuanto se refiere a crear pinchos coloridos de frutas. Sólo coloque un poco de fruta frente a ellos y observe lo que ocurre.

Esta publicación es parte del blog Carnaval “Haciendo el día Escolar más saludable” de MamásConPoder encabezado por la Top Chef Lorena García


MomsRising.org strongly encourages our readers to post comments in response to blog posts. We value diversity of opinions and perspectives. Our goals for this space to be educational, thought-provoking, and respectful. So, we actively moderate comments and we reserve the right to edit or remove comments that undermine these goals. Thanks!