Skip to main content
Senator Robert Menendez's picture

Add your voice to the comments

For English, click here.

Estas pasadas elecciones de Noviembre de 2012 marcaron un momento crucial en la historia de nuestra nación: los votantes Latinos representaron un número record del electorado con un 10 por ciento de los votantes y votaron abrumadoramente a favor del Presidente Obama, al igual que la mayoría de los votantes asiáticos y afro-americanos. Las voces de los hispanoamericanos y otras minorías raciales y étnicas se escucharon fuerte y claramente cuando colectivamente dimos paso a un Presidente que apoya una reforma migratoria integral y repudiamos al candidato que promovía la “auto-deportación” y se comprometía con vetar la ley “Dream.”La elección presidencial de 2012 fue, en muchos sentidos, un mandato para aprobar una reforma migratoria que ofrezca un camino hacia la ciudadanía para los 11 millones de inmigrantes indocumentados presentes en los EE.UU. Como he dicho anteriormente en varias ocasiones, creo que la reforma migratoria es el tema clave de los derechos civiles de nuestro tiempo, y creo que el momento de actuar es ahora.

Hace menos de dos semanas, tuve la oportunidad de unirme a mis colegas del Caucus Hispano del Congreso para reiterar nuestro compromiso con avanzar una reforma migratoria al servicio de los intereses de América que esté basada en el sentido común, que promueva la justicia y el estado de derecho esencial para la democracia más fuerte del mundo, y que contribuya de manera efectiva a la recuperación económica y bienestar de nuestro país. Creo que una reforma migratoria debe incluir varios elementos importantes, muchos de los cuales están íntimamente ligados al tema actual del Carnaval de Blogs de MomsRising, la Protección de la Unidad Familiar, el Fortalecimiento de la Comunidades, y Asegurar el Crecimiento de la Economía con las Contribuciones de los Inmigrantes. Estos elementos son los siguientes:

  • La legalización--con un camino a la ciudadanía--de los 11 millones de inmigrantes indocumentados que viven actualmente en los Estados Unidos. Los inmigrantes indocumentados tendrían como requisito registrarse con el gobierno, pagar impuestos, aprender inglés, y pagar una cuota para entonces poder solicitar una residencia permanente y emprender su camino hacia la ciudadanía.
  • La unidad familiar: Debemos mantener a las familias unidas. Ningún cónyuge o padre de familia debe ser forzado a separarse de sus seres queridos, y ningún niño debe ser separado de sus padres por su estatus de inmigrante. Esta es una política migratoria anticuada que tiene un efecto cada vez más destructivo en otros aspectos de la vida estadounidense.
  • Proyecto de ley “Dream”: Cualquier reforma migratoria debe incluir el Proyecto de Ley “Dream” para dar a los estudiantes indocumentados un camino a la ciudadanía y la oportunidad de contribuir plenamente a la economía de nuestra nación.
  • Reformas de negocio: Se debe incluir una reforma STEM, por sus siglas en inglés, para eximir a estudiantes avanzados en los campos de la ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas de los límites numéricos de tarjetas verdes disponibles.
  • Derecho a la ciudadanía: No debemos permitir la eliminación de la ciudadanía, y la creación de una subclase permanente, mediante la eliminación de la ciudadanía para niños nacidos en los EE.UU.
  • Aplicación de la ley razonable: Debemos construir sobre los esfuerzos ya existentes, como los miles de millones de dólares ya invertidos, para proteger la frontera.

Avanzar una reforma integral migratoria comienza con adoptar los valores que compartimos como americanos y reconocer las enormes contribuciones de los inmigrantes a la cultura, economía, y prosperidad de nuestro país. Una reforma migratoria va más allá de los intereses de las comunidades de inmigrantes que se presentaron a las urnas el día de las elecciones--está también en nuestro interés económico. Estudios han demostrado que una reforma migratoria integral aumentaría nuestros ingresos federales por miles de millones de dólares cada año e inyectaría aproximadamente $1.5 trillones al PIB de nuestro país en una década, lo que demuestra el poder que tiene una reforma migratoria para ayudar en la recuperación económica de nuestra nación.

Como hijo de inmigrantes Cubanos y el único Senador Demócrata en el Senado, continuaré trabajando para asegurarme de que las voces de todos los Americanos sean escuchadas en Washington y que los asuntos de más importancia para nuestras comunidades sean una prioridad. Tenemos que trabajar juntos para encontrar terreno en común y llegar a un acuerdo para ayudar a millones de americanos a salir de las sombras y así contribuir plenamente en la recuperación del país, para que todos, como nación, podamos beneficiarnos.

MomsRising.org strongly encourages our visitors to post comments in response to blog postings.  We value a diverse range of opinions and perspectives.  Our goal is for this space to be educational, thought-provoking, and respectful.  To this end, we reserve the right to edit or remove comments that include personal attacks, obcenity, vulgarity, or profanity.